Seguidores

lunes, 3 de enero de 2011

Una Nueva Voluntad


¿Qué significa hacer una nueva voluntad? Usualmente pensamos acerca de esto de la siguiente manera. Digamos que alguien está enfermo; cuando rezamos por su salud le decimos a Dios “Que sea Tu voluntad ante Ti [que tu bendigas tal y tal con una completa recuperación, etc.]”. Estamos pidiendo a Dios que anule Su voluntad previa —que esa persona esté enferma— y que quiera algo nuevo, que esa persona esté bien. Pero en verdad, aunque aquí hay incluso un cambio de voluntad, esto no puede ser llamado una voluntad nueva, porque Dios quiere realmente que todos estén sanos. La única razón para la enfermedad es el pecado, como afirman los sabios “No hay sufrimiento sin pecado, no hay muerte sin pecado”. Entonces cuando pedimos a Dios que sane a alguien, estamos realmente pidiendo perdón.


Pero aquí no estoy pidiendo a Dios perdón en el sentido clásico, más bien que cambie su voluntad original cuando me creó. Dios me quiere de una forma, ahora le estoy pidiendo que me quiera como soy. Esto es pedir a Dios que cree una nueva voluntad que nunca existió. Una nueva voluntad debe surgir desde la esencia misma de Dios. ¡Esto es como la famosa explicación jasídica de las palabras litúrgicas “una nueva luz brillará sobre Zión”; no “nueva” en el sentido de que antes había oscuridad y ahora hay luz, sino que una parte, como si fuera, de la misma esencia de Dios, la cual por definición no es “luz”, y por lo tanto se experimenta como “oscuridad”, debe venir a ser luz (visible)! Simultáneamente con no hacer lo que Dios dijo (Su palabra), le pedimos crear una nueva voluntad. Al hacer esto, estamos en esencia hacienda la voluntad de Dios por Él y esto es lo que significa “los que hacen [ser] Su voluntad”.

Centro de difusión de Cabalá y Jasidísmo del Rabino Itzjak Guinsburgh
Importado de:
www.dimensiones.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada